CULTURA Y DISCULTURA: REALIDADES CONTRARIAS. CONCEPTOS ANTAGÓNICOS

David Ruíz

Resumen

Quizá sea la ambivalencia del término, quizá su desconocimiento o tal vez su uso malintencionado. Pero, ¿por qué el término cultura se utiliza en expresiones tan dispares del tipo “cultura del miedo”, “cultura de confrontación”; y de la misma manera hablamos de “cultura en valores”, “cultura del ocio”, “cultura del bienestar”, “cibercultura” ...? O bien vaciamos de contenido la palabra cultura, o bien le otorgamos acepciones confusas o contradictorias.

 

Si entendemos "identidad cultural" como el “(...) conjunto de referencias culturales por el cual una persona, individual o colectivamente, se define, se constituye, comunica (...)” (Los Derechos Culturales. Declaración de Friburgo, 1998).  ¿Podemos extender el concepto de cultura a cualquier manifestación ideológica, símbolo o tradición por radicales que sean, aun cuando por los cuales puedan identificarse expresiones artísticas, filosóficas o sociales determinadas?

 

¿Podemos, por ejemplo, hablar de Cultura Nazi? Al fin y al cabo, cumpliría con la consideración de la UNESCO de cultura como:

 

(…) el conjunto de los rasgos distintivos espirituales y materiales, intelectuales y afectivos que caracterizan a una sociedad o a un grupo social y que abarca, además de las artes y las letras, los modos de vida, las maneras de vivir juntos, los sistemas de valores, las tradiciones y las creencias. (Definición conforme a las conclusiones de la Conferencia Mundial sobre las Políticas Culturales Mondiacult. México, 1982; y recogida después en la Declaración Universal sobre la Diversidad Cultural. UNESCO, 2002)

 

¿Hasta dónde catalogar de cultura “algo” que menoscaba el espíritu final del término como enaltecimiento de “lo humano”, conducente al desarrollo de la civilización; si desprecia pensamientos opuestos, si es lesiva con otras identidades humanas y culturales, y con los derechos humanos en general? Quizá debamos replantearnos el sentido estricto del término cultura acotando su realidad.

Texto completo:

PDF

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.